Entradas

Experiencias en la costa oeste: 10. Yosemite

Imagen
Yosemite es verde. Yosemite son montañas, árboles altos y frondosos, cascadas que casi llegan al cielo, animalitos correteando por doquier. Yosemite es un parque natural conteniendo naturaleza viva, lo que lo distingue enormemente de todos los que hemos visitado anteriormente, donde nuestros ojos se deleitaron con la naturaleza muerta. Yosemite es vida y muerte, que te deja contemplar el ciclo de la vida en todo su esplendor.  Realizamos tres excursiones, a cada cual más hermosa.  En la primera, bordeamos un lago de agua cristalina que nos condujo a una gran mancha de nieve, muy atípica por esas lindes en agosto. Flores pequeñitas reseguían un pequeño caminito que nos condujo de nuevo a nuestro punto de destino. En la segunda excursión, llegamos a la cima de una montaña de dimensiones pequeñas, para contemplar apesadumbrados que el paisaje con el que queríamos deleitar nuestra mente estaba totalmente cubierto del humo de unos fuegos controlados que había unas millas más allá. La tercera excu…

Paso del tiempo playero

Imagen
Hemos tenido el lujazo de pasar el fin de año del 2017 en Tenerife con los abuelos. Un lujazo en todos los sentidos.  En primer lugar, porque los niños han podido disfrutar de unos abuelos que viven a más de 6000 km de Massachusetts, con lo cual, verlos al natural, sin cachivaches electrónicos, es tarea arduo complicada. Los abuelos los han mimado, abrazado, besado y acurrucado hasta la saciedad, y los niños se han dejado mimar, abrazar, besar y acurrucar con una sonrisa en los labios.  En segundo lugar, porque hemos podido disfrutar de unas temperaturas envidiables para esta época del año, aún más si las comparamos con el frío de Massachusetts. Decir que vestimos bañador gran parte del día no es broma, y menos cuando lo comparo con las fotos que recibimos de nuestros amigos que han pasado las vacaciones en Massachusetts, con temperaturas negativas y abrigados hasta la saciedad, para salir aunque sea un minuto a la calle. En tercer lugar, porque mi familia (aunque yo sea la excepción), e…

Se acabaron los besos en público

Imagen
He aprovechado hasta la saciedad besar a mis hijos. En casa los beso en las mejillas y encima de la cabeza. Fuera de casa, pues igual. Hasta la fecha. El mayor ya hace tiempo que me dijo que no quería que yo lo besara o abrazara en público. Con lo cual yo aprovechaba las oportunidades públicas para abalanzarme sobre el menor, besarle las mejillas y darle un abrazo de esos que se confunden entre abrazo de oso o de mamá amantísima.  Pero eso ya es historia. Hoy mi pequeño me ha dicho sin mirarme directamente a los ojos, que no le gusta que yo le bese en público. Y yo no he podido negarme a la obviedad: mis dos hijos prefieren que las demostraciones de amor materno se realicen puertas adentro y en ningún caso puertas afuera. Y yo reprimo mis ganas de abrazarles cuando los despido en la parada del autobús, o de besarles cuando llegan cansados del cole. Estoy ya en un mundo de besos fugaces y prohibidos, que, fuera de casa, solamente puedo hacer cuando todos los papás y niños que también es…

De como el ratoncito conoció al elfo

Imagen
"¡Mira, mamá!" me dice mi pequeño orgulloso, mostrándome una pequeña caja de plástico azul en forma de baúl. "¡El diente que se me movía se me ha caído durante la comida en el cole!". Pues veremos lo que te trae esta noche el Ratoncito Pérez. En casa, aunque en Massachusetts, intentamos mantener las tradiciones con las que hemos crecido mi marido y yo. En el caso de los dientes, a nuestros pequeños no los visita el hada de los dientes americana, la famosa Fairy Tooth. En nuestra casa aparece el Ratoncito Pérez, para traer algún pequeño regalito como intercambio del diente que descansa quietecito debajo de la almohada. Pero hoy mi pequeño me pide que yo misma hable con el Ratoncito Pérez y le pida un regalo inusual. "Mamá, yo quiero que el Ratoncito Pérez me traiga de regalo al Elf on the shelf". ¿Cómo?¿Y ese quién es? Reconozco que lo he visto multitud de veces en multitud de tiendas por las que paseo para encontrar regalos innecesarios para gente necesaria, …

Experiencias en la costa oeste: 9. Death Valley

Imagen
Si hay dos cosas que me tocaron el alma y el cuerpo el día de nuestra visita al parque natural Death Valley en Arizona, fueron el calor extremo y la singularidad del paisaje. Rebasamos los 118ºFahrenheit, y ahí es nada. Bueno, cabe decir que visitando este parque en pleno agosto, tampoco teníamos muchas esperanzas de que la climatología fuese templada, eso es verdad. Me pasé el día pidiendo a los dioses en los que no creo que el aire acondicionado del coche no se estropeara, y que el motor no se parase, deshidratado y acalorado, enmedio de algunos de los caminos desiertos por los que cruzábamos. Me negué a salir del coche en algunos puntos calificados de interés, puesto que tenía miedo de que mis lentes de contacto se me derritiesen. Pero salí del coche en tres ocasiones y lo que contemplé, me dejó, otra vez, patidifusa. Con el calor dándote la bienvenida, la primera intención es meterte rápidamente en el coche. Pero cuando llegas al punto de observación, lo que quieres es alargar el mo…

Jamones sin fronteras

Imagen
Cuando me preguntan qué es lo que más echo de menos al estar expatriada, mi respuesta siempre es muy rápida: "¡El jamón serrano!" Si, ya sé que debería decir que echo de menos a la família, a los amigos, mi casa, mi trabajo anterior... pero a mi madre la veo con frecuencia por Skype, con los amigos nos comunicamos por Whatsapp, mi casa es el sitio donde me encuentro con mi marido y mis hijos, ahora tengo otro trabajo que, aunque diametralmente diferente al anterior, también me apasiona, con lo cual, lo que más echo de menos continúa siendo ¡El jamón serrano! Ese olor, ese tacto al coger una loncha con la mano, ese sabor que se derrite lentamente en tu boca y ese éxtasis al tragártelo para acto seguido empezar de nuevo el ritual de los sentidos. Si, si, mi jamón serrano. Y después de unos años en Massachusetts, finalmente puedo decir que ya tengo todo lo que quiero. Una de las personas más maravillosas que conozco, Ana, me presentó a una amiga suya que tiene una empresa por inter…

Experiencias en la costa oeste: 8. Antelope Canyon

Imagen
Rojo. Rojo que te quiero rojo y tonos cromáticos en la gama de los calientes te rodean por doquier. Arriba, abajo, derecha, izquierda... todo a tu alrededor es de unos tonos rojizos, como si un mar de fuego te envolviera sin dañarte, sólo asombrando a tu alma con este arsenal de rojos y rojizos. Decenas de personas, distribuidas en grupos de unas quince personas, vamos revoloteando a derecha e izquierda, intentando que nuestra cámara pueda captar la maravilla que tenemos delante de nuestros ojos. Más tarde, tranquilamente en el hotel, comprobaremos apesadumbrados que no es así. Y así, dentro de un mundo de rojos, dejamos que nuestros ojos persigan las ondulaciones de unas rocas que el agua ha transformado en maravilla. Nuestro guía, un simpático jovenzuelo, nos va guiando, tiene la paciencia de tirar fotos familiares, y nos acompaña tranquilamente pero sin pausa hasta el exterior, para que no seamos nosotros el grupo que encalle al siguiente, puesto que nos vamos sucediendo sin cesar. …